Mysterious Object at Noon de Apichatpong Weerasethakul: La ficción de lo real

misterioso objeto 2

“Conceived and edited by Apichatpong Weerasethakul” rezan los créditos con los que arranca la ópera prima del cineasta tailandés. Una verdadera declaración de intenciones para lo que el espectador se va a encontrar en los noventa minutos restantes de una obra inclasificable, un objeto fílmico tan misterioso como el mencionado en el título. Un objeto que a su vez funciona como metáfora del mcguffin cinematográfico y que sirve como punto de inflexión de este relato contado y construido en base al recurso del cadáver exquisito de los surrealistas. Pero que también sirve como elemento que desafía la racionalidad, transforma la realidad y da pie a un único relato múltiple, con diversas interpretaciones y puntos de vista.

Todo ello a través de un largometraje entre lo ficticio y lo real que sirve en primera instancia como repaso costumbrista del día a día del Bangkok rural. Un universo donde las leyendas y tradiciones milenarias deben enfrentarse, en su día a día, con la apisonadora comercial y cultural estadounidense. A partir de ese crisol de seres humanos que el director y su equipo observan a través de su cámara de 16mm -de blanco y negro granulado y escasa profundidad de campo- la cinta da paso a un relato coral que se basa en las costumbres e ideario cultural de una comunidad y que se convierte en antídoto para mantener las tradiciones y mitos locales que están siendo consumidos y devorados por la maquinaria industrial de la occidentalización.

Así, entre la ficción y la representación de lo real, Apichatpong Weerasethakul reflexiona no solo acerca de la situación cultural, económica y social de la Tailandia contemporánea, sino que a su vez, homenajea el arte de contar historias y reflexiona sobre los mecanismos de la construcción de la ficción. Un ejercicio que muestra y demuestra el funcionamiento de los mecanismos de manipulación del audiovisual, donde lo expresado manipula lo mostrado y viceversa. Pero siempre a partir de elementos formales donde lo documental es mostrado a partir de una cámara en continuo movimiento -ya sea a través de travellings o planos secuencia- y la reconstrucción filmada del relato colectivo, se muestra casi como una representación teatralizada que se mueve entre el plano fijo y suaves movimientos de cámara. En estos dos mundos claramente diferenciados, el director de Cemetery of splendour (2015) despliega una infinidad de recursos y formatos, tales como la integración de documentos extrafílmicos -fotos fijas, reportajes televisivos- o la inclusión en el plano de la ficción del propio director y su equipo, rompiendo la ilusión de lo ficticio y por lo tanto el pacto no escrito entre obra y público. Todo ello para analizar y expandir las formas de transmisión y transformación de las historias, democratizando la creatividad y demostrando que todo el mundo lleva un creador dentro, para concluir abriendo el debate entre la realidad que supuestamente subyace en el género documental y la ficción. Si la imagen fílmica es manipulable, todo lo mostrado lo es, incluso aquello que aparenta ser “lo real”.

 Esto último queda extremadamente patente en los últimos diez minutos del metraje. En su epílogo, la narración central que ha sustentado el relato ya no existe, quedando únicamente una especie de slice of life donde lo representado no tiene un guión y la cámara únicamente muestra aquello que recoge el celuloide. Pero el montaje sigue estando presente en la narración, aportando un punto de vista y manipulando lo mostrado, dejando abierta la gran pregunta, ¿es posible confiar en las imágenes?

Texto de Felipe Rodríguez Torres

Alumno del Máster de Crítica Cinematográfica de la ECAM realizado en colaboración con Caimán. Cuadernos de Cine

Objeto misterioso al mediodía se proyectará en el Círculo de Bellas Artes (Cine Estudio) el 24 de junio a las 18:00: https://spainmovingimagesfestival.com/asian-classics/